Las molestas ampollas

El roce, el calor excesivo o alguna enfermedad a la piel puede generar las molestas y a veces dolorosas ampollas. Al hacer deporte es fundamental que el calzado que utilices sea el adecuado para la actividad que vas a realizar, y que la talla sea la indicada. En el caso de los calcetines, éstos también deben calzar bien y ser de una fibra adecuada.

Si estás en medio de una carrera de largo aliento como una maratón y sientes que tienes una ampolla, lo mejor es tratarla de inmediato o cubrirla con una tela para evitar una infección y que siga produciendo dolor. Al terminar la carrera lo mejor es lavarla con agua y jabón, aplicar vaselina y remojar los pies en agua fría para deshinchar los pies. Luego protegerla con un buen parche o tela y esperar a que seque.

Una mala empuñadura de las raquetas de tenis o el desgaste también puede ayudar a formar ampollas, en este caso lo conveniente es mantener las manos lo más libres de sudor.

Otros factores que pueden generar ampollas comúnmente son las quemaduras. Es importante proteger las manos al momento de tomar ollas y sartenes en la cocina, y evitar tocar objetos demasiado calientes. Hay que tener especial cuidado con los niños y las puertas del horno, que están a su altura y pueden apoyarse sobre éstas. Por otra parte, la exposición excesiva a los rayos solares también pueden provocar ampollas, por lo tanto la recomendación es aplicar bloqueador solar de manera anticipada a la exposición al sol.

Algunas reacciones alérgicas también se manifiestan con ampollas, algunas picadas de insecto o roces con plantas y hierbas pueden generar ampollas.

Estos «saquitos» de agua por lo general desaparecen solos al cabo de algunos días, y la piel sobre ellos ayuda a evitar infecciones, por lo tanto no es recomendable pincharlas ni abrirlas si no lo hace un especialista de la salud. Si no tienes un centro cercano y es pequeña, puedes drenarla con un pequeño alfiler, siempre manteniendo la capa de piel que la cubre, no sin antes haber desinfectado el área cercana, el alfiler y lavado tus manos. Para proteger la ampolla puedes usar alguno de nuestros parches y tratar de evitar el roce si es que ésto la provocó, si se formó producto de una reacción alérgica o quemadura, lo mejor es consultar en un centro de salud cercano.

Cuando consultar opinión médica:
– Si la ampolla es muy dolorosa.
– Si es producto de una reacción alérgica desconocida.
– Si crece en tamaño o extensión.
– Si produce pus, o el área alrededor está de color rojo.
– Si hay muchas ampollas.
– Si produce fiebre o el área cercana está caliente.
– Si sufres de diabetes o problemas circulatorios.

Fuentes:
Clínica Las Condes
Medlineplus
Podoactiva
Mayoclinic

Para proteger las ampollas te recomendamos nuestros parches extra grandes con protección antibacteriana Performance Series©

Deja una respuesta