Cortes pequeños

Hay incontables formas de que nosotros o nuestros niños se hagan un corte. Un vidrio roto, un borde afilado o hasta un papel puede producir estas pequeñas heridas.

El corte romperá los pequeños vasos sanguíneos y comenzará a sangrar. Lo recomendable es ir limpiando el exceso de sangre con agua, algodón o un paño húmedo. Al cabo de un rato las plaquetas comenzarán a coagular y se formará una costra. Si el corte ocurrió al aire libre, es importante lavar con abundante agua para retirar todo rastro de suciedad o tierra.

Es bueno proteger la herida con una venda o parche antibacteriano para prevenir posibles infecciones, además ayudará a mantener el corte protegido del riesgo de pasarlo a llevar accidentalmente y que vuelva a abrirse. Hay algunos parches que soportan la humedad y que pueden permanecer en su lugar más de un día.

Si la herida es muy profunda o no deja de sangrar necesitarás ir a un centro asistencial para que un profesional la revise, ya que probablemente sea necesario suturar con puntos. También hay que observar si el corte mide más de 1,5 cms, revela una capa de grasa amarilla bajo la piel o está ubicada en una zona muy visible como la cara o brazos, si ese es el caso lo mejor es consultar con un médico lo antes posible.

Es fundamental prestar atención al objeto que produjo el corte, especialmente en los niños, ya que un metal oxidado o sucio puede provocar reacciones serias.

Si el corte lo produce una mordedura, es necesario revisar que el animal esté vacunado, si no estamos seguros o se trata de un animal silvestre, debemos ir al servicio de urgencia y seguramente se activará el protocolo para el tratamiento de la rabia. En Chile, el registro de vacunas está centralizado en el Ministerio de Salud y en línea con los centros asistenciales, clínicas y hospitales, por lo que en el caso del tétanos, la vacunación queda registrada en el sistema y no necesitarás una nueva dosis y ya has sido vacunado.

Si la herida provocada por el corte duele, se pone roja, se inflama o produce pus, debes ir a consultar a un médico, pero por lo general estas heridas curan rápido y al cabo de unos días sanarán sin dar problemas, así que te recomendamos siempre llevar tus parches antibacterianos en tu auto, cartera o mochila. Los pequeños accidentes no avisan.

Fuente:Kidshealth.com
healthychildren.org

Deja una respuesta